La importancia de la comunicación en el trabajo

ElSalario.com.ar/La comunicación juega un papel fundamental. Nos comunicamos con nuestros compañeros de trabajo, con nuestro jefe, con los clientes de la firma, con sus proveedores, etc. Por tanto, es importante tener una buena comunicación. Tenemos que aprender a comunicarnos

 

Por las licenciadas Ester Beker y Cristina Benedetti, directoras de Claves Consultora.


En nuestra actividad diaria, la comunicación juega un papel fundamental. Nos comunicamos con nuestros compañeros de trabajo, con nuestro jefe, con los clientes de la firma, con sus proveedores, etc. Por tanto, es importante tener una buena comunicación. Tenemos que aprender a comunicarnos.

¿Qué es lo que queremos decir cuando afirmamos que es importante aprender a comunicarnos? ¿La comunicación no es un aprendizaje “natural” que adquirimos simultáneamente con la adquisición de la lengua?  Sabemos que nos comunicamos aún antes de aprender a hablar. Hay un lenguaje corporal, a través del cual transmitimos nuestras emociones, sentimientos, afectos. Cuando adultos, prevalece la comunicación verbal y se hacen menos conscientes las expresiones no verbales.

Esto se nos hace visible cuando encontramos incongruencias entre lo que decimos -o nos dicen otros-, y los gestos, tonos, “caras” con que acompañamos –o acompañan- los textos, pedidos, indicaciones.

El lenguaje no verbal es parte del proceso global de la comunicación, una parte de la habilidad necesaria para transmitir un mensaje exitosamente.
De allí que saber cómo comunicarnos requiere un aprendizaje a 2 puntas.
 

  •    Conocer algo más acerca de  la relación entre nuestros pensamientos, intereses y afectos


  •    Aprender cómo decir lo que queremos decir - integrando el lenguaje verbal y el gestual - para lograr el objetivo de la tarea.


La comunicación es un proceso sistémico que se inicia a partir de la selección de datos que  cada uno realiza frente a una situación determinada.

Es imposible abarcar la totalidad de los datos de una situación determinada. Nuestra mirada sobre la realidad siempre es parcial.

Si en cambio  creemos que nuestra verdad es “la verdad”, es bastante probable que se produzcan ruidos en la comunicación.

Veamos esto en un  ejemplo. El gerente le encarga un trabajo a un empleado. Al día siguiente el empleado llega tarde, no le informa del resultado de la tarea, “cuchichea” con sus compañeros…El gerente infiere que “debe estar enojado por lo que le pidió”. A la tarde lo llama y algo molesto le pregunta qué pasó con la  tarea encargada… El empleado le contesta: Disculpame, desde que me levanté hoy, tuve una serie de traspiés en casa, con el tren…Lo tengo listo desde ayer a última hora, me olvidé de acercártelo!!!…

La comunicación en los equipos de trabajo

El diálogo y la discusión son las herramientas fundamentales  para un trabajo en equipo.

Lo que se busca al dialogar es encontrar un significado común, descubrir un punto de vista nuevo. Es fácil concluir qué importante es saber dialogar en contextos laborales, ya sea en relaciones verticales o de horizontalidad.

Para poder hacerlo es necesario aprender a reconocer nuestras emociones, diferenciar la intención del otro del efecto que me producen sus planteos. Si algo que un compañero dice me irrita, no puedo  reaccionar simplemente atribuyendo al otro la “intención” de querer irritarme. Nuestro estado de ánimo de ese momento, otras relaciones de la historia personal,  pueden ser los que causen mi sentimiento de malestar y entonces produzco una respuesta o una acción inesperada e incomprensible para el compañero. Instalado el malentendido se puede iniciar sí una “gran” discusión….O silenciarse la situación y quedar  latente  un conflicto .

Al momento de tomar decisiones, la discusión es  un paso  necesario. En la discusión se presentan y defienden los distintos puntos de vista que han sido ampliados  en la etapa del diálogo. De este modo las discusiones pasan a ser productivas y permiten converger en una conclusión novedosa y creativa.

• Cómo aprender a comunicarse

Existen técnicas, como el dispositivo de los Grupos Balint que permiten revisar los modos de comunicarse que cada integrante de un equipo tiene. Ejercitar otros modos de decir, de escuchar, de responder, hacen de estos grupos un espacio de entrenamiento para llevar adelante la conversación inteligente. Al mismo tiempo, recorrer los modos de construcción de los propios pensamientos permite modificaciones individuales que -  y siguiendo la teoría de los sistemas- producirán cambios en el funcionamiento de todo el equipo.

¡No te olvides de completar la encuesta salarial!

(Nota publicada el 23 de febrero de 2010)

Share |